Visita rápida a Ámsterdam

Aprovechando el final de temporada de trabajo y una oferta de viaje salí hacia Ámsterdam el día uno de enero. Cada vez que viajo siempre suelo ir acompañado de unas botas de montaña aunque sea para andar por ciudad, me mantiene el pie firme y siempre seco. Era la primera vez después de tanto tiempo de uso que las botas no me protegían del frio. Puff!! Que frío. Lo malo es cuando se me metió el frio en la espalda. Ahí ya estaba vendido, la primera noche tuve que retirarme de inmediato.

Después de esta pequeña anécdota si no habéis visitado Ámsterdam una de las primeras cosas que te llaman la atención son sus bicicletas, sus canales y la visita por el barrio rojo. Supongo que habrá más cosas pero no me dio tiempo a más, lo próximo será en una segunda visita que tengo pendiente. Recomendable visitar el museo de Van Gogh y la casa de Ana Frank.

En este viaje me topé con un poste de paz o polos de paz. No sabía lo que era, hasta que años más tarde en Malta me encontré con otro igual y con el mismo mensaje; “Que la paz prevalezca en la tierra” Por lo visto hay repartidos más de 250.000 postes en unos 180 países y están escritos en diferente idiomas. Los postes de la paz simbolizan la Unicidad de la Humanidad y nuestro deseo común de vivir en un mundo de paz. Cada polo plantado en la tierra es la representación visual silenciosa de que la paz prevalece en la tierra.

no comments
Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *